sábado, 14 de abril de 2012

Telégrafo óptico en El Espinar

En El Espinar, al alcance de nuestras vistas y formando parte del paisaje habitual, se encuentra una torre ya muy en ruinas que conocemos como  las antenas o “el telégrafo”, en el Alto del Castrejón.
Telégrafo Óptico El Espinar - Alfonsoyamigos
Desde la Vereda de la Talanquera
 A pié podremos acceder tras un paseo muy agradable, saliendo de El Espinar por la Carretera de Ávila (SG500) y cogiendo, después de superar el polígono y frente a la fábrica del Grupo Siro, el Camino de los Castrejones. Camino de tierra que nos llevará, al principio junto a finca ganadera, sin apenas posibilidad de extravío hasta nuestro objetivo.
Telégrafo Óptico El Espinar - Alfonsoyamigos
Cuando estamos acostumbrados a que las comunicaciones sean cada vez más rápidas, instantáneas, con internet  a nuestro alcance,  el intentar trasladarnos a la época de las señales ópticas, a finales del siglo XVII, resulta más que impensable, desesperante o incluso de risa.

Telégrafo Óptico El Espinar - Alfonsoyamigos
Pero en su momento fue una auténtica revolución, ya que superaba la velocidad de los jinetes a caballo o de los corredores de fondo. En San Rafael y El Espinar todos tenemos constancia de que existieron fondas y casas de postas que daban soporte a este tipo de comunicación.
Telégrafo Óptico El Espinar - Alfonsoyamigos
Pero, ¿qué era el telégrafo óptico?.
Este sistema  consistía en una cadena de torres, que podían estar separadas entre  unos 5 y 20 kms lineales y no podían tener entre medias obstáculos que dificultaran la visión entre ellas.
Telégrafo Óptico El Espinar - Alfonsoyamigos
Cada torre tenía a su disposición uno o dos telescopios y un artilugio de madera,también llamado semáforo.
Cada semáforo tenía dos brazos para señales y unas tablillas que, situadas a distintas alturas, permitían realizar hasta un total de 196 combinaciones, que después eran trasladadas a un libro de códigos. Podían representar números, letras o incluso palabras ya prefijadas.

Telégrafo Óptico El Espinar - AlfonsoyamigosCada torre tenía al menos un telegrafista, que era el encargado de observar la torre precedente, tomar nota del mensaje, confirmar la correcta recepción y transmitirlo a la torre posterior. Se podían llegar a transmitir tres símbolos en un minuto en el mejor de los casos.

Telégrafo Óptico El Espinar - Alfonsoyamigos
Idea que surgió en Francia y que fue muy utilizada durante su Revolución, se desarrolló también en Alemania, Rusia y otros paises. Cuando se implantó en España, ya empezaba a estar en desuso en Europa.
Telégrafo Óptico El Espinar - Alfonsoyamigos

Está claro que, a diferencia de lo populares que hoy en día son las comunicaciones, en aquella época solamente estaban al alcance de gobernantes de alto rango, militares y del propio rey, aunque se llegaron a transmitir los números premiados de la lotería y la situación del mercado de valores. Las guerras carlistas aprovecharon al máximo su uso.

Telégrafo Óptico El Espinar - Alfonsoyamigos
La versión española fue desarrollada por Agustín de Betancourt, que mejoró los proyectos de sus antecesores europeos. Empezó a funcionar en 1799 en su primera línea , que estaba proyectada para unir Madrid con Cádiz (con 60 ó 70 estaciones o torres), pero que solamente se acabó construyendo entre Madrid y Aranjuez. Pretendía poder transmitir un mensaje de Cádiz a Madrid en menos de dos horas, cuando un mensajero a caballo (única opción anterior), podía tardar unos dos días si no surgía ningún contratiempo.

Telégrafo Óptico El Espinar - Alfonsoyamigos
La mayor parte de las torres españolas fueron construidas siguiendo las especificaciones del Ingeniero donostiarra José María Mathé, con una planta cuadrangular de 7 metros y 12 de altura, con 3 pisos y una cubierta a modo de azotea, donde se instalaban las estructuras metálicas del telégrafo.

Telégrafo Óptico El Espinar - Alfonsoyamigos
Estaban realizadas en mampostería de piedra con ladrillo, enfoscado y pintado en ocre, con un aspecto fortificado, porque no estaban exentos de ataques. Prueba de ello es la presencia de aspilleras o troneras y el que la puerta estuviera a unos 2 metros sobre el nivel del suelo, con una escalera de acceso que se echaba desde dentro. Algunas torres estuvieron apoyadas por guarnición militar.

Telégrafo Óptico El Espinar - Alfonsoyamigos
Marcas en la pared de la escalera de caracol que
 permitía el acceso a las plantas superiores
Sus moradores debían seguir un estricto protocolo diario y ser capaces de soportar duras inclemencias del tiempo, lluvia, niebla, fuertes vientos, nieve y, sobre todo, el aislamiento.

Telégrafo Óptico El Espinar - Alfonsoyamigos
Nuestra torre, la del Municipio de El Espinar, formó parte de la línea de Madrid-Irún, que dispuso de 52 torres. Las más cercanas fueron la del Puerto de Guadarrama (actualmente desaparecida) y que habría estado donde las antenas de comunicación militares actuales, y la de Villacastín, también desaparecida en la actualidad.

Telégrafo Óptico El Espinar - Alfonsoyamigos
En el año 1838 Samuel Morse realizó las primeras demostraciones del telégrafo eléctrico, mucho más seguro y rápido que el óptico, provocando que su antecesor fuera siendo relegado y abandonado una década después.
Telégrafo Óptico El Espinar - Alfonsoyamigos
Algunas de estas edificaciones han sido rehabilitadas, gracias a las iniciativas de sus ayuntamientos, como la de Adanero, Monterredondo en Moralzarzal o Navalapiedra en Torrelodones, pero la mayoría se encuentran en claro estado de abandono y ruina.

Telégrafo Óptico El Espinar - Alfonsoyamigos
Muchas son las torres similares que podemos encontrar a lo largo de nuestro hermoso paisaje, pero confío en que a partir de ahora las veáis de forma diferente.


Por si pudiera interesaros saber más, os facilito algunos enlaces:
Torres fortificadas
Historia de la telegrafía óptica
Memoria del Guadarrama
Conocermoralzarzal
Pasión por Madrid
Protected by Copyscape DMCA Takedown Notice Search Tool

19 comentarios:

  1. Interesantísimo documento y excelentes fotografías como siempre que nos ofreces una vez más.Gracias por descubrirnos otro de los tesoros ya en desuso de nuestras tierras.
    Enhorabuena amigo.
    Javi Sanz.

    ResponderEliminar
  2. Hola ... Muy interesante el "reportaje". Nunca pensé que ese fuera el uso de dicha construcción. Hace poco estuve muy cerca, a escasos 100 m, en las Lagunillas. Hoy dia no damos valor a lo fácil y rápido de nuestras comunicaciones... pero hasta hace bien poco, poder comunicarse era toda un odisea. Saludos y estupendas fotos.

    ResponderEliminar
  3. Desconocía la existencia de esta curiosa red de torres para comunicaciones, ha sido toda una sorpresa, muy agradable por cierto, el conocer su existencia guiado por tu introducción y apoyado pr esas magníficas imágenes. Desde luego en mi caso, a partir de ahora me fijaré en ellas y las miraré con otros ojos, como suele ocurrir cuando conoces lo que hay detrás de algo. ENHORABUENA.
    Un abrazo Alfonso.-
    AmerBik

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Alfonso por tu documentadísimo reportaje. Conozco varias de las torres de la linea Madrid Irún, de las que únicamente sabía que eran del antiguo telégrafo óptico pero desconocía todo lo demás. Como indica AmerBik en su comentario, a partir de ahora las veré con otros ojos. Gracias de nuevo y un cordial saludo.
    Germán

    ResponderEliminar
  5. Yo tampoco conocía este tipo de construcciones. Me recuerdan a los torreones árabes que hay en algunas zonas de nuestro pais y que también tenían una función similar. Gracias por la información y las fotos.
    Saludos desde Madrid.
    carmen

    ResponderEliminar
  6. Es una zona que no conozco, simplemente de pasar por allí, pero que gracias a tus fotos y reportajes iremos buscando con la vista esos puntos de interés en el paisaje.

    Un saludo.
    Richard

    ResponderEliminar
  7. Muy buena la serie y muy bien documentada...la última foto me fascina por su encuadre y su textura.
    Como siempre nuenísimo reportaje.
    Saludos desde Valencia

    http://alicialogo.host56.com/
    Alicia

    ResponderEliminar
  8. Un reportaje explendido, yo tampoco conocia la utilización que tubieron esas torres, aunque si que las he visto. Mil gracias por descrubirnos su historia. Saludos desde Santander.
    Pepi R.

    ResponderEliminar
  9. Como siempre un reportaje muy interesante, muchas gracias por acercarnos a tantos pequeños detalles de nuestro municipio para valorarlos aún más.

    ResponderEliminar
  10. Bonito, didáctico y bien ilustrado reportaje Alfonso, de estos ya obsoletos medios de telecomunicación que tanta importancia tuvieron hacia el XVIII español (en la novela del Conde de Montecristo se dá buena cuenta de ello). Yo he visto, desde la carretera, alguna de estas moles por nuestra geografia y quizá por mi condición de radioaficionado telegrafista (por código morse), conocía de su existencia y utilidad.
    Me encantó leerlo. Felicidades y saludos desde Meco.
    Ramón Ramirez

    ResponderEliminar
  11. Un lujo de reportaje, de verdad; gracias por tu labor me ha parecido estupenda. Imagino que cuando vea alguna de éstas torres recordaré lo que acabo de leer. Un saludo desde Bilbao.
    Ana

    ResponderEliminar
  12. Que tal Afonso es la 1º vez que te comento
    el reportaje muy bueno, curioso,entretenido y
    didactico,no tenia conocimiento de este artilugio, muy buena documentacion,
    saludos desde la Rioja.
    victor

    ResponderEliminar
  13. Muy interesante y muy documentado el reportaje. Habia oido algo sobre ello pero tu exposición nos ha dado una acertada visión de tan desconocido como olvidado medio de telecomunicación. Creo que desde la ctra. de la Coruña se ven algunas de estas torres.
    Un abrazo
    Barbián

    ResponderEliminar
  14. Bravo por todo el esfuerzo que estás realizando, es encomiable
    Saludos
    Paco

    ResponderEliminar
  15. Cuanto comentario sabio,estoy de acuerdo con todos.Fernando

    ResponderEliminar
  16. Alfonso, al hacer estos reportajes, de alguna manera estás salvando este patrimonio olvidado. No sólo entretiene y hace reflexionar, sino que va un poquito más allá, siendo documentos de gran valor futuro. No tengo la menor duda.
    Gracias.

    Manu.

    ResponderEliminar
  17. Alfonso,
    Gracias por la explicación tan documentada e interesante que nos das sobre estas torres. Sin lugar a dudas, cuando vaya por allí estaré pendiente. Estupendo también tu reportaje, en el que, a pesar del mal estado de la torre es fácil hacerse una idea aproximada de cómo debía ser hace años.
    Cordiales saludos desde Toledo.
    Eilean Scot

    ResponderEliminar
  18. Alfonso, fantástico reportaje, es una puesta en valor de ese patrimonio que hay en los municipios, y que generalmente pasa desapercibido.
    Te diré que llevo mas de 30 años viendo la torre, y tu crónica me permitirá mirar a nuestra torre como algo importante ya integrado en el paisaje.
    Un saludo, Javier B

    ResponderEliminar
  19. Hola Alfonso.
    Impresionante una vez más tu gran trabajo. Nos has dejado a todos tus seguidores con la boca abierta.
    Yo subo varias veces al año por motivos de trabajo y siempre me meto dentro, aunque parezca que se te va a venir encima.
    Seguimos ansiosos de tu siguiente reportaje.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar vuestro mensaje.
Son importantes para mí.
Un abrazo
Alfonso